La FP vasca ha creado 450 empresas en diez años, de las que el 80% sigue funcionando

Los institutos que imparten ciclos formativos dejan las instalaciones a sus alumnos durante un año y les dan apoyo para que puedan lanzar su negocio

Los centros de FP se han convertido en el
«principal motor» de creación de empresas en Euskadi. Es una realidad de la que
habla con orgullo el viceconsejero de Formación Profesional del Gobierno Vasco,
Jorge Arévalo. Desde el año 2004 hasta 2014, alumnos que se titulan en la FP de
Euskadi, con el apoyo de los centros y sus profesores, han creado 450 empresas.
El 80% de ellas continúa funcionando a pesar de la crisis económica. Las firmas
que mejor han encajado en el mercado laboral son las dedicadas a instalaciones
eléctricas, electrónicas y de gas, informática, automoción, hostelería,
audiovisuales o fabricación mecánica, entre otras.

El proyecto de creación de empresas desde los centros de FP, denominado ‘Urratsbat’, comenzó en 2002. Es una de las iniciativas por las que ha apostado el Departamento de Educación hasta conseguir que en la actualidad los centros que imparten ciclos -hay más de 20.000 alumnos matriculados en ellos- se hayan convertido en viveros e incubadoras de empresas.

Cada centro dispone de una persona que realiza labores de sensibilización y dinamización de iniciativas empresariales. Los estudiantes presentan sus proyectos y se eligen los que tienen más posibilidades de salir adelante. El número de ideas de negocio crece imparable desde hace años. Por ejemplo, en 2012 los alumnos presentaron 108 propuestas y se crearon 38 empresas; en 2014 han sido 160 ideas para acabar por abrir 74 firmas y el próximo año el Gobierno Vasco quiere recoger 230 proyectos y poner en marcha cien nuevos negocios.

Estos jóvenes emprendedores pueden utilizar durante un año las instalaciones y los equipamientos de su instituto. Su sede es el propio centro de FP. «Tienen acceso a los talleres y maquinarias y evitan de ese modo hacer un fuerte desembolso al principio», comenta Arévalo. Superado ese período, los técnicos en FP que lanzan su propia empresa deben instalarse por su cuenta.

 

Fuente: Diario Vasco


«