Así es la ESO del Centro Formativo Otxarkoaga

Voy a intentar resumir el trabajo que hacemos en la ESO en estas líneas. Tarea complicada;  es tan difícil concretar  y ordenar el trabajo que estamos haciendo en nuestras aulas, tantos proyectos  y tantas actividades que no sé por dónde empezar ni  qué criterio seguir.  Lo mejor será pasear por los pasillos de la ESO, y dejarnos llevar por las cosas que suceden en las clases.

Es curioso, pero a  primera vista cada aula tiene una distribución distinta reflejando la personalidad del grupo y el trabajo que se hace en ella.

La ESO del Centro Formativo OtxarkoagaAsí empezamos por el aula de 2ºA. Tiene como  tres espacios, uno de trabajo, en el que tienen sus cuadernos  y los materiales de estudio y otro espacio más lúdico.  Se trata   de una mesa redonda donde los alumnos y alumnas se sientan para hablar, jugar o simplemente estar. Es el sitio más relajado, y es donde los profesores intentamos “enganchar” con los alumnos. Son estos momentos en los que intentamos  descubrir la parte de los adolescentes que no se ve en un aula, la que de lograrlo nos dará el éxito en nuestra tarea educativa, el “enganche emocional” entre educador y joven es la clave del trabajo.  Hay un tercer espacio en el que se encuentra un puzle gigante, de 2.000 piezas. Aquí se pretende fomentar la creatividad  de los adolescentes.

Esta forma de trabajar se repite en varias aulas del pasillo, se trata de romper la imagen de las aulas que tenemos la mayoría en el subconsciente. Los  espacios rígidos, donde los alumnos se sientan enfrente del profesor y en actitud pasiva, son parte del pasado en nuestros pasillos. Aquí se pretende todo lo contrario, se trata de que sean sujetos activos y sobre todo de que sean el centro de la actividad del aula. Al final se trata de pasar 6 horas al día en un espacio, y es necesario que lo hagan suyo. 

La ESO del Centro Formativo OtxarkoagaSi seguimos por el pasillo, tenemos enfrente la clase de 1ºA. La distribución es similar a la de segundo, pero en el espacio de creatividad nos encontramos con que los alumnos están pintando las paredes del aula. Se trata de varios dibujos diseñados por ellos en clase, y que a ratos van dando forma y color.  Es curioso, si entramos a esa clase puede ser que a sexta hora dé una sensación de caos, pero seamos sinceros ¡qué habitación de nuestros hijos no es un caos después de pasar  seis horas en ella!

Continuamos el paseo  y nos encontramos con el aula de tercero. Hoy está vacía ya que están de excursión. Han ido a una residencia de la tercera edad, para realizar allí una serie de actividades con los residentes. Es una de las acciones que llevan realizando en el trimestre dentro de tutoría.

Otros que tampoco están en el aula  son los alumnos de 1ºC. Estos se encuentran en el huerto. Lo curioso del tema, es que el huerto está situado dentro de las 40 parcelas que ha puesto a disposición del  barrio el Ayuntamiento. Es decir, se trata de un huerto comunitario, donde los alumnos comparten tiempo, materiales y espacio con gente de Otxarkoaga. Esto supone un enriquecimiento para los chavales, que se encuentran con gentes muy diferentes, que les ayudan  y les orientan en cómo tienen que plantar las lechugas…

Continuamos por el pasillo y entramos en el taller de tecnología. Dentro el alumnado de 3ºA y 3ºC. Están terminado un proyecto que les ha llevado casi un mes. Se trata de una lámpara de mesa. Lo más llamativo del proyecto es que para realizar la lámpara están usando globos y pegamento. Quizás así escrito puede parecer sencillo. Lo llamativo es cómo ha ido cambiando la actitud de los chavales con el proyecto. Empezaron con muy poca ilusión, al fin y al cabo se trata de un  globo y cuerdas. Pero con el paso de las semanas el globo se fue convirtiendo en una lámpara, y la transformación de los materiales también fue transformando a los alumnos, y el poder tener un regalo hecho por uno mismo para estas Navidades fue una motivación extra. 

Nuestros pasillos  en general son ruidosos. Nos cuesta entender a unos adolescentes sin jugar o sin moverse. Pero los reyes del ruido y del juego son los  alumnos de 1ºB. Hoy están sobre excitados y es que  tienen taller de cocina. Es quizás la estrella de los talleres. A los chavales les gusta y el ambiente que se logra es realmente bueno. La dinámica del taller es sencilla: lo primero preparar un buen menú para el día. Cada uno tendrá que escribirlo y, además, hacer el presupuesto de la compra. Tras este trabajo teórico bajaremos a hacer la práctica, es decir, ir al supermercado y  hacer la compra. Luego en la cocina, se convierten en unos “expertos máster chef”. Pero aún queda la parte más divertida, la comilona.

Dejamos a los más ruidosos, y nos vamos con los más plácidos, los alumnos de 4º de la ESO. Estos están con la Historia Contemporánea. Pero la están trabajando desde una visión muy diferente. Recorren el último siglo a través del cine. Vincular el cine con la historia es un buen método para que el alumnado se introduzca en una determinada época, identificándose con los diferentes personajes, con los hechos históricos y con el ambiente que rodea todos los sucesos. Así el visionado de una película puede ser el punto de partida para trabajar momentos que han sido importantes en la historia de la humanidad.

Aun quedan cosas por contar, y sobre todo cosas por inventar, porque para cada grupo, cada alumno, tenemos que intentar buscar su respuesta. Pero hay algo que es difícil de explicar y sobre todo de escribir, la fuerza y la capacidad de adaptación del grupo humano que compone el equipo de la ESO. Profesores, conserjes, etc. siempre con una predisposición a la innovación y hacer cosas diferentes con el objetivo de responder a la necesidades de los chavales que vienen a la Escuela en busca de algo diferente.


«